Precio
Ir al carrito

Institucional

Smeg es una empresa italiana fabricante de electrodomésticos con sede en Guastalla, provincia de Reggio Emilia. En el mundo Smeg está presente con 16 filiales comerciales (Reino Unido, Francia, Bélgica, Holanda, Alemania, Suecia, Dinamarca, España, Portugal, Rusia, Ucrania, Kazakstán, Sud África, USA, Australia, Mozambique), dos oficinas de representación en Hong Kong y en Arabia Saudita y una estrecha red de distribuidores.
 

HISTORIA PASIÓN Y VISIÓN EMPRENDEDORA DESDE HACE 65 AÑOS

Smeg, fundada en el 1948 por Vittorio Berrtazzoni de Guastalla, Reggio Emilia, es la empresa italiana que ha sabido evolucionar simples electrodomésticos en acreditados intérpretes del diseño Made in Italy. La historia productora y emprendedora de la familia tuvo sus inicios en el siglo XIX. En los principios como herreros, los Bertazzoni ha diferenciado, en el tiempo, su actividad para convertirse, sucesivamente, en constructores de cocinas.
En la inmediata postguerra,  en un contexto económico de desarrollo y de creciente urbanización, que conllevaran a un radical cambio de los modelos sociales, nace Smeg. Los mutantes ritmos de vida ciudadana, la nueva estructura de los núcleos familiares, la figura de la mujer trabajadora son las exigencias sobre las que la empresa inicia a estudiar productos que respondan a las necesidades de tecnología y de renovación de la idea misma de Casa. Los electrodomésticos se convierten en objetos para exhibir como verdaderos y propios status symbol, contribuyendo al cambio de las costumbres porque aligeran los trabajos de casa y acrecientan el tiempo libre, transformando las actividades domésticas también en momentos de tiempo libre.
 
En la segunda mitad de los años ‘50, Smeg presenta una de las primeras cocinas a gas dotadas de encendido automático, válvula de seguridad en el horno y programador de cocción. En 1963 se abre la producción de la gama de lavado, que desembocará en  1970 en una primicia mundial: el lavavajillas de 60 cm con una capacidad de 14 cubiertos. Placas de cocción y hornos de encastre hacen su entrada a mitad de los años ’70 periodo que se remonta al inicio de la  colaboración con los más importantes arquitectos y diseñadores mundiales. En los   años ‘90 Smeg completa la oferta productiva incorporando en el catálogo fregaderos, campanas decorativas y los frigoríficos de colores de estilo años ‘50 destinados en convertirse en iconos internacional.
 
Consolidada la propia posición en el sector de los electrodomésticos, Smeg ha sucesivamente diferenciado la producción introduciendo nuevas divisiones profesionales: productos para la restauración e instrumentación para la desinfección sanitaria.
 
Hoy Smeg, que conserva en acrónimo Smalterie Metallurgiche Emiliane Guastalla, el recuerdo de la actividad en sus inicios desarrollada, ha llegado a la tercera generación de emprendedores y representa un grupo internacional presente con 16 filiales directas en los 5  continentes.
 

EL DISEÑO - TECNOLOGÍA CON ESTILO

Para  Smeg el estilo es en primer lugar una noción distintiva, una actitud comunicativa del producto a través del cual se vive un electrodoméstico.
 
Detalles y soluciones de proyecto dejan intuir la búsqueda de un estilo de vida en la que la casa devuelve a la imagen de quien la habita. A través de, los productos se convierten en protagonistas del centro vital y de convivencia de la casa. La cocina integra  su función y se transforma en un escenario perfectamente decorado para revalorizar el ambiente.
Por esto, el trabajo de búsqueda estética del avanzado centro interno de proyectos Smeg se avala de la colaboración con arquitectos de fama mundial como Guido Canali, Mario Bellini, el estudio Piano Design, Marc Newson, Giancarlo Candeago. Saber unir tecnología y estilo ha permitido a la empresa de Guastalla  crear productos convertidos, con el tiempo, en verdaderos y propios iconos.